Bádminton

Carolina Marín mira al Mundial de Huelva soñando con ser “la mejor de la historia”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La jugadora española de bádminton Carolina Marín ha prometido que sabrá lidiar con la “presión añadida” de disputar el Mundial de Huelva 2021 dentro de un año en su ciudad natal, donde intentará convertirse en “la mejor jugador de la historia” en un campeonato que está entre los cinco Mundiales con más audiencia de todo el planeta.

“Ya fue un sueño el Campeonato de Europa en 2018, y cuando nos concedieron el Mundial fue otro sueño cumplido. Tengo muchísimas ganas de que llegue ese momento y de poder disfrutarlo con toda la gente. Jugar en casa es una presión añadida, pero es una presión que se puede trabajar. No se nos escapara de las manos e iremos a por el oro”, garantizó Marín ante la prensa en el Consejo Superior de Deportes de Madrid nada más finalizar un entrenamiento.

La campeona olímpica participó en la presentación del Mundial de Huelva junto con la presidenta del CSD, Irene Lozano; el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz; y el presidente de la Federación Española de Bádminton, Andoni Azurmendi.

“Mi principal objetivo es ser la mejor jugadora de la historia y eso conlleva ganar otro oro olímpico y otro Mundial. 2021 va a ser un año muy ambicioso para mí, pero también muy duro. Tengo dos objetivos muy claros”, recordó Marín, ya plenamente recuperada de la grave lesión de rodilla que sufrió hace casi dos años.

Durante la presentación se conoció el diseño del logo y de la mascota, una tigresa vestida con un vestido rojo. “Me ha hecho muchísima ilusión que alguien se haya inspirado en mí y haya creado esa tigresa. El logo define muy bien Huelva, que es luz y sol, y la tigresa define muy bien como soy yo en la pista”, reconoció sobre esta mascota creada por Ana Sánchez, una joven onubense de 20 años estudiante de diseño digital.

Además, la tricampeona mundial mostró su deseo de que el Mundial, que se disputará del 29 de noviembre al 5 de diciembre de 2021, pueda contar con público. “Me encantaría pedir ahora mismo que todo el mundo fuera al pabellón, pero tenemos que ser precavidos con la pandemia. No sabemos cómo vamos a estar dentro de un año. Ojalá que dentro de unos meses esto se vaya acabando y que todo el mundo que quiera ir a Huelva pueda hacerlo”, indicó.

Quinto mundial más seguido

Irene Lozano subrayó la importancia de acoger grandes competiciones en España. “Entre todas las instituciones tenemos que sumar, especialmente en tiempos de pandemia, y atraer grandes eventos deportivos a España, algo que forma parte de nuestra reputación internacional. Tenemos una gran reputación como organizadores de eventos y el Mundial de Huelva lo va a ratificar una vez más”, garantizó.

Por su parte, Andoni Azurmendi explicó que “uno de los objetivos de traer un evento de esta magnitud a España es, aparte de dar a conocer el bádminton, dejar un legado que incremente el número de licencias y extienda este deporte”. “Es un evento que van a ver 700 millones de personas en el mundo. A nosotros se nos hace extraño porque estamos en la parte del mundo donde este deporte es menos habitual, pero está entre los cinco Campeonatos Mundiales más seguidos del deporte”, recordó el presidente de la Federación Española.

Además, Gabriel Cruz mostró su seguridad de que dentro de un año estarán “en condiciones óptimas para mostrar a Huelva como la ciudad fantástica que es”. “Somos una ciudad con capacidad demostrada para organizar eventos deportivos de primer nivel. Tenemos una relación muy especial con este deporte porque tenemos una mujer que está marcando época no solamente en España, sino en el mundo”, agradeció a Marín.

El regidor reconoció que “ahora mismo” no puede saber si habrá público en las gradas. “Lo importante es cuidarnos y acabar con esta pesadilla que no está azotando. No hay otro objetivo más importante que superar la pandemia”, transmitió.

El Mundial de Huelva se espera que atraiga a unos 3.300 deportistas de 65 nacionalidades y su impacto global indirecto está estimado en 240 millones de euros. La ciudad andaluza ya acogió en 2018 el Campeonato de Europa, donde Marín conquistó su cuarto oro continental, que se une al oro olímpico de Río’16 y a los tres cetros mundiales que también adornan su palmarés.