Hockey Hielo

El Puigcerdá vence al Txuri (5-3) y termina líder la segunda vuelta líder de la liga

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Foto: Yann Rieu (hockeyphoto.net)

El Puigcerdá se vio sorprendido por un Txuri muy intenso. A pesar del mal partido de los locales, se llevaron unos puntos muy importantes ante un rival directo que le sirven para alcanzar el liderato en solitario de la liga nacional de hockey hielo.

El equipo vasco se presentó con pocos efectivos y bajas muy importantes y los locales se lo empezaron tomando muy relajados. Los de la Cerdanya acusaron mucho la inactividad después de tantos días sin poder entrenar ni jugar. Aunque en el partido esta falta de rodaje supuso que el ritmo fuera de menos a más. Fueron claves las expulsiones visitantes que aunque no las aprovecharon como de costumbre y perdonó ocasiones claras.

Después de un arranque en la que el equipo vasco intentaba ahogar la salida de puck, los locales, poco a poco comenzaron a generar juego y en una conexión entre Nacho Granell y Juraj Prokop el delantero eslovaco entró en zona entre los dos defensas y se plantó contra el portero visitante que, a pesar de detener el primer lanzamiento, no pudo hacer lo mismo con el segundo. Un periodo muy intenso y equilibrado en el que las superioridades locales no eran muy efectivas ni ordenadas.

En el segundo periodo los fallos del equipo blanquiazul, los aprovechó magistralmente para en una superioridad de dos empatar el partido con un disparo raso que el portero finlandés del Puigcerdà no pudo detener. En una nueva superioridad un gol que entró por la escuadra representaba el 1-2 por unos vascos que ya creían en conseguir el liderazgo en un contexto muy especial y en el que nadie contaba en una victoria visitante.

El tercer periodo comenzaba con el Puigcerdà con uno más sobre el hielo y se sucedían las expulsiones. Finalmente la segunda unidad de los equipos especiales conseguía el empate. Después de que León Tona ganara un faceoff en la parte derecha de la zona ofensiva, un lanzamiento rápido de Oriol Paul significaba un empate que espoleaba a los hombres de Barnola.

Pocos minutos después una doble superioridad servía para que, en el día de su cumpleaños, León Tona  anotara un gol en el segundo palo tras un pase cruzado de Juraj Prokop. Pero los vascos no modificaban su plan y sabían aprovechar los errores locales. En una imprecisión conseguían plantarse delante del portero y batirlo para empatar el partido. Un minuto después Nacho Granell, el snaiper de Llívia, anotaba un gol ante el portero tras recoger un buen pase de su socio Prokop. Este gol pesaba como una losa en las aspiraciones de puntuar del Txuri. Pero lejos de arrugarse seguían intentando empatar el partido. A la desesperada, sacaban el portero y faltando pocos segundos, nuevamente Granell anotaba a portería vacía el definitivo 5-3.