El Real Madrid se libra de los cocos que le tocarán a Atleti, Barcelona y Sevilla

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La fase de grupos de la Champions League concluyó la noche del miércoles con todos los representantes españoles clasificados para octavos de final de la competición. El Real Madrid fue el único equipo nacional en pasar como líder de grupo, con lo que tendrá a priori tendrá los rivales más asequibles en el sorteo que se celebrará el próximo lunes 14 de diciembre a las 14:00 h.

El club merengue se ha librado de los cocos del bombo 1 y parte como favorito. No puede tocarle ningún conjunto español ni el Borrusia Mönchengladbach que ya ya se ha enfrentado en la ronda clasificatoria. Sus cuatro posibles contrincantes son: Oporto, Atalanta, Leizpig y Lazio.

El resto de participantes nacionales están en el bombo 2 y se plantan ante unos octavos de final más que complicados donde les tocará sufrir para estar en la siguiente ronda.

El Atlético de Madrid no se verá las caras contra el Bayern, que parte como favorito. Los de Simeone pueden enfrentarse a: Juventus, PSG, Borussia Dortmund, Chelsea, Liverpool o Manchester City.

El Barcelona se ha complicado la vida con su derrota en la última jornada frente a la Juventus que le ha arrebatado el liderato. Los culés partirían como favoritos. Entre las posibilidades está en el rencuentro con Guardiola y su City o jugar contra el PSG de Neymar y compañía. En las oficinas del Camp Nou tiemblan ante la posibilidad de volver a enfrentarse al Bayern que la pasada temporada les endosó un 8-2.

El Sevilla es el que más complicado lo tiene de todos puesto que a diferencia de Atleti (Bayern) y Barcelona (Juventus) no han tenido que disputar la fase de grupos contra los favoritos a levantar la orejona, solo se libra del Chelsea que dentro de lo que cabe es uno de los  más asequibles. Aun así los hispalenses quieren dar guerra en Europa y aunque saben que no son los favoritos ante cualquier rival no le pondrán las cosas sencillas.