Champions Femenina

Servette 2-4 Atleti. Ludmila Da Silva y 10 más

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Atlético de Madrid Femenino encarriló su pase a los octavos de final de la Liga de Campeones después de firmar una victoria ante el Servette (2-4) cimentada en otra exhibición de la brasileña Ludmila Da Silva y en el acierto de la venezolana Deyna Castellanos.

Con un doblete y dos asistencias, Ludmila alargó su gran voracidad anotadora (suma ocho tantos en los últimos cuatro partidos) y sostuvo al equipo dirigido por Dani González, que tuvo que sobreponerse a los zarpazos de la española Paula Serrano.

La centrocampista del Servette, ex jugadora del Madrid CCF, dio una exhibición de fútbol en la primera parte. Fue la única luz que brilló en el actual líder de la Liga Suiza. Si su equipo aguantó hasta la segunda parte, fue gracias a su verticalidad, criterio y hambre.

Serrano se encargó de inaugurar el marcador a los 18 minutos, cuando el Atlético de Madrid había mostrado un dominio aplastante que no concretó con un par de ocasiones de Ludmila y de Deyna, que chocaron con la portera Gaëlle Thalmann. Después, Serrano, en la única aparición del Servette hasta ese momento, se adelantó a la neerlandesa Merel van Dongen para subir con la punta de la bota el 1-0 al marcador.

El tanto no arrugó al Atlético de Madrid. Con la inglesa Toni Duggan muy inspirada, más las continúas filtraciones de la colombiana Leicy Santos, era cuestión de tiempo celebrar el empate. Llegó en apenas dos minutos, cuando Ludmila dio su primer zarpazo tras aprovechar un buen servicio de Duggan con el que batió a Thalmann.

No falló, pero la alegría rojiblanca duró poco. Justo el tiempo que tardó en aparecer de nuevo Paula Serrano para provocar un penalti que transformó su compañera Alyssa Lagonia. Dos ocasiones, dos goles. Pleno de acierto helvético que no desconcertó a las jugadoras del Atlético de Madrid.

Siguieron con su rodillo y antes del descanso pudieron empatar con un cabezazo de Ludmila y con un disparo al larguero de la italiana Alia Guagni, aviso del tanto del empate en los primeros segundos tras la reanudación. De nuevo, Ludmila, esta vez con un gran cabezazo a centro de Guagni, demostró que es una de las mejores rematadoras del mundo.

Ahí no acabó su exhibición. Después, fabricó el 2-3. Robó la pelota, desbordó por la banda izquierda y fabricó el tanto de Deyna. Y, en el último suspiro, cerró su gran partido con otro pase de gol que aprovechó la francesa Emelyne Laurent para cerrar una victoria con la que el Atlético de Madrid tiene pie y medio en los octavos de final.