Alavés 0-0 Real Sociedad: La Real no puede con el muro vitoriano

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Alavés y Real Sociedad empatan un partido en el que la heroicidad defensiva de los locales dejó seco al ataque guipuzcoano. El conjunto babazorro jugó la última media hora con uno menos. Pacheco volvió a ser el mejor de los suyos y realizó tres paradas decisivas.

La Real afrontaba el derbi con la mira puesta en el decisivo choque del jueves ante el Nápoles. Así lo reflejó Alguacil en la alineación, reservando a piezas importantes y dando entrada a jugadores menos habituales. El conjunto donostiarra se topaba con la exigente realidad que conlleva la disputa de competiciones europeas. La de recurrir necesariamente a la rotación. Y hoy era una ocasión de oro para evaluar la capacidad de esta espectacular plantilla y ver hasta dónde son capaces de llegar esta temporada. Todo esto sin olvidar que una victoria les devolvía el liderato.

Al encuentro le acompañaba el aura clásico del fútbol vasco, la lluvia, que junto a la estética arquitectónica inglesa de Mendizorroza dibujaban un escenario ideal para el espectáculo. Y en seguida comenzaron las ocasiones, los donostiarras tuvieron por medio de Isak una oportunidad clarísima, pero Pacheco hizo un milagro para detener el remate del sueco. El Alavés respondió en la siguiente jugada con una vaselina de Joselu que se marchó por poco.

Isak remata en la primera ocasión del encuentro. Vía: Real Sociedad

Tras la efervescencia de los primeros minutos el ritmo disminuyó y el choque entró en una fase abrupta y tosca. A ambos equipos les costaba pasar del centro del campo y las posesiones eran ínfimas. Las condiciones perjudicaban a los guipuzcoanos, acostumbrados a tocar y combinar por bajo. Y esta noche el campo no estaba para eso. Sin embargo el cuadro txuriurdin estaba más cómodo y poco a poco se iba acercando al área alavesista.

Se llegó al descanso con una Real que lo intentaba con tiros lejanos y con los de Machín embotellados en su campo. Tras la reanudación los de San Sebastián ganaron verticalidad. Los jugadores de arriba realistas empezaban a combinar e Isak tuvo la más clara del encuentro. El delantero recibió en la frontal, se metió hacia dentro y ajustó un muy buen disparo que Pacheco despejó exigido.

El Alavés seguía con dificultades y en el minuto 60 se le añadiría una nueva. Battaglia recibía la roja directa tras una protesta, presumiblemente subida de tono, a Martínez Munuera. Y ponía cuesta arriba el partido a los locales. Machín sacrificaba a Lucas Pérez para recomponer el equipo defensivamente, renunciando posiblemente a los tres puntos. Por su parte Alguacil hizo un triple cambio, metiendo dos delanteros, Willian JoséBautista, lanzándose a por la victoria.

Pacheco desvía un tocado remate de Isak

Precisamente el atacante hispanobrasileño, en la primera que tuvo, apunto estuvo de abrir la lata. Pero Pacheco, que una vez más estaba siendo el mejor de los suyos, se volvió a erigir en héroe y realizó una parada providencial para mantener el empate. Se le acababa el tiempo a la Real, que desde que el conjunto gazteiztarra se quedó con uno menos tan solo dispuso de la ocasión de Willian José.

El Alavés defendía bien y conseguía provocar faltas cuando los jugadores de arriba aguantaban la pelota en campo donostiarra. La solidez de los locales estaba desesperando a los visitantes, que continuaban sin poder desequilibrar y generar peligro. Finalmente reparto de puntos que deja a la Real segunda en la tabla y ratifica la gran solidez del conjunto babazorro.