Tenerife 107-62 Obradoiro

Iberostar Tenerife se luce ante Obradoiro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los canarios se sobrepusieron con contundencia ante un Obradoiro que se quedó sin ideas. Shermadini ofreció una exhibición por dentro (18 puntos) y Salin (15 puntos) se encargó de los triples bajo los mandos de juego de un Huertas cerebral. Los tinerfeños siguen sumando en liga. En contra, los gallegos encadenan una nueva derrota.

Se le apagó la luz rápido al Obradoiro en Tenerife. Moncho Fernández lo reflejó con máxima expresión abroncando en varias ocasiones en los tiempos muertos. No les salió nada y Tenerife tampoco ayudó en la causa. No les dejó crear. Fueron evidentes y desplegaron el baloncesto que les está haciendo rendir a la perfección. Implementaron un ritmo alto en ambos lados y de inicio castigaron el juego interior de Obradoiro. Shermadini se encargó de amargar la tarde a Birutis y a la defensa de Obradoiro. Sus continuaciones, fintas y juego en el poste destruyeron el plan de los visitantes. Roberson trató de dar algo de oxígeno desde la línea de tres en un momento de embotellamiento por parte de los de Moncho. Obradoiro buscó sobrevivir en el primer cuarto, que cerró con un 25-19 a favor de los canarios.

Oliver y Huertas se respondieron desde el triple para abrir el segundo cuarto. Creció algo más el partido, sin embargo, Shermadini continuó con su tarea. Acaparó todo el esfuerzo en poste, ganándolo con contundencia. Se le hizo muy díficil a los gallegos tapar al georgiano. Los tinerfeños además encontraron en el triple y en Sasu Salió una nueva vía de acierto. Moncho trató de pararlo pero Cavanaugh se apuntó al acierto desde el triple y evidenciaron a Tenerife en el encuentro, cerrando la primera mitad con una ventaja de 55-38.

La intensidad y despliegue por parte de los canarios en ambos lados causó en Obradoiro un efecto de bloqueo. No les salió nada. Se vieron castigados en toda propuesta defensiva. Con el partido decidido al final del tercer cuarto, Tenerife no bajó las armas y siguió mostrando concentración y ritmo. Los enfados de Moncho Fernández no causaron efecto. Los de Vidorreta, con el partido ya más que sellado solo tuvieron que esperar a que finalizara un partido que confirma la racha de once victorias por parte de los chicharreros.