Cádiz 2-1 FC Barcelona: El Barça continúa a la deriva en la liga

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Cádiz vence al FC Barcelona y acentúa la crisis del conjunto catalán en la competición doméstica. Los culés fueron incapaces de generar ocasiones claras y se vieron superados por el planteamiento defensivo cadista. Los gaditanos se erigen en el matagigantes de esta temporada.

Sorprendía Ronald Koeman dejando en el banquillo a Dembelé. El francés venía de una serie de buenas actuaciones y todo apuntaba a que hoy sería de la partida. El que sí que salió desde el inicio fue Braithwaite que atraviesa también un momento dulce, quizás el mejor desde que llegó del Leganés. Pero la noticia era la vuelta de Leo Messi al once, tras descansar en Champions y una semana después de su particular homenaje a Maradona.

El encuentro comenzó con un Cádiz ordenado y con el Barça mandando en la posesión. Pero sin embargo serían los de Cervera, cuando apenas había dado tiempo a que sucedieran cosas, los que golpearan primero. El joven Mingueza despejó hacia su portería un saque de esquina. Ter Stegen, que bastante hizo repeliéndola, dejó la pelota suelta y Álvaro Giménez la mandó a la red, adelantando a los suyos.

Los jugadores del Cádiz celebran el tanto de Álvaro Giménez.

Los visitantes reaccionaron bastante pronto al gol y en seguida Braithwaite apunto estuvo de empatar. El ritmo era altísimo y no había tregua, el balón iba de lado a lado a velocidad de vértigo. Messi, con un libre directo, estuvo a punto de sorprender a Ledesma, en una acción defensiva por parte de los gaditanos en la que en vez de ayudar, más bien perjudicaron y entorpecieron a su guardameta.

Poco a poco los culés embotellaron a los locales. Pero pocos equipos en la competición se manejan tan cómodos como el Cádiz defendiendo y aguantando el resultado. El cuadro amarillo no terminaba de sufrir y los de Koeman tenían dificultades para conseguir profundidad por los costados. El choque pedía a gritos a Dembelé.

No tardó el ex del Dortmund en salir al campo. Koeman le introdujo junto a Pedri tras el descanso. El técnico holandés sabía que su equipo necesitaba la victoria, pues Atlético y Real Madrid habían ganado y una derrota les dejaba a 12 puntos de los colchoneros. La segunda parte comenzó con los andaluces con la línea más adelantada. Atacando e inquietando a la defensa azulgrana, especialmente mediante un Fran Perea al que le salía todo.

Fran Perea intenta driblar a Busquets.

Si los locales habían tenido una dosis de fortuna en su gol, la suerte les sería esquiva en la jugada que propiciaría la igualada de los catalanes. Messi habilitó a Jordi Alba, que se incorporó como una bala, el lateral centró pero su envío tocó en un defensor y se metió directamente en la portería que defendía Ledesma. No había dado tiempo a que el Barça celebrara su tanto cuando un nuevo error de la zaga visitante provocaría que el Cádiz se volviera a poner por delante. Alba sacó de banda, mandó un balón comprometido al que Lenglet no llegó. Negredo, que acababa de entrar al terreno de juego se anticipó a Ter Stegen, y con gran temple amagó a De Jong, y a placer anotó.

Los gaditanos crecieron en el duelo. Llevando cierto peligro cada vez que salían a la contra y conteniendo las aproximaciones culés. Al Barça le seguía costando generar peligro. Dest tuvo la más clara en la primera ocasión en la que conseguían perforar el entramado defensivo cadista. Se acercaba el final y los de Koeman continuaban grises y sin ideas. De hecho, las ocasiones más claras eran todas para el Cádiz. Alejo, tras una gran acción de Negredo pudo sentenciar, pero disparó al centro.

Los últimos minutos fueron cuanto menos vibrantes, con oportunidades manifiestas en ambas áreas. Pjanic disfrutó de un mano a mano que no logró convertir, y a la contra Bobby pudo finiquitar el asunto. Los culés se volcaron en los últimos instantes pero finalmente fueron incapaces de inquietar a Ledesma y salvar al menos un empate. Se quedan a 12 puntos del líder, y séptimos a falta de que concluya la jornada.