Real Madrid

El Borussia podría convertirse en el verdugo de Zidane

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

“No voy a dimitir, voy a darlo todo”, decía Zidane tras la rueda de prensa del partido que su equipo perdió en Kiev. El entrenador madridista está seguro de poder revertir la dinámica en la que he entrado el equipo tras estos últimos resultados, pero ayer, uno de los ‘trending topic’ del momento en las redes fue Mauricio Pochettino, el exentrenador del Tottenham, con el que tanto se ha relacionado al Madrid.

A Zidane le queda todavía un calendario complicado antes de las vacaciones de Navidad y es que en liga tiene que enfrentarse a Sevilla y Atlético de Madrid mientras que en Champions le queda la primera gran final frente al Borussia Mönchengladbach. Esta recta final preocupa y mucho tanto a aficionados como a gente dentro del Real Madrid.

No cabe duda de que el partido ante el Borussia es la primera gran final a la que se enfrenta este Madrid y más cuando una derrota y una carambola le podría dejar incluso eliminado de la primera ronda de la Champions League. Nadie diría hace un año que estamos contando que el equipo blanco, a una jornada del final de la fase de grupos, todavía puede caer eliminado.

Para remontarnos a la última vez que sucedió algo así en Copa de Europa, habría que retrotraerse a 1962, cuando el Anderlecht, a doble partido, le apeó de la competición. Un momento más reciente es la eliminación a manos del Spartak de Praga en la Copa de la UEFA del 83. Esta fue la última vez que el Madrid quedó fuera de Europa en primera ronda.

Ni que decir tiene que por la cabeza de los dirigentes blancos no cabe esta posibilidad pero ahí está y pese a que Zidane asegurase que no va a dimitir, en la Casa Blanca creen que si los resultados ante el Gladbach son malos, el entrenador francés dirá adiós al banquillo madridista.

Mucho tendrá también que ver la imagen que el equipo deje ante Sevilla y Atlético de Madrid, los partidos pre y post Borussia, porque en caso de derrotas en la capital hispalense y derrota ante los alemanes, es posible que Zidane no se sentase en el banquillo en el derbi o, el derbi, fuese su último partido.

Desde el Real Madrid creen dado el talante que siempre ha mantenido el entrenador francés que será él y no el club el que decida acabar su segunda etapa en el banquillo blanco, como ya hiciese la primera vez. Esta dimisión, no afectaría a la relación que Zidane tiene con el club y tampoco lo haría con la hinchada ya que dejaría el club de manera elegante y no abruptamente, ante lo que parecería una situación irreconducible.

La semana que entra, por tanto, será decisiva para el devenir del entrenador francés en el club que, insiste, está convencido de poder revertir la situación del equipo.