FC Barcelona 4-0 Osasuna: Para ti, Diego

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Barcelona golea al Osasuna y homenajea de la mejor de las maneras a Maradona. Messi marcó un golazo y protagonizó uno de los momentos más emotivos de estos últimos días, portando una camiseta de Diego para celebrar y dedicar su tanto.

Hoy era día de celebración en el Camp Nou. El club catalán festejaba sus 121 años de historia. Pero también homenajeaba a uno de los futbolistas más carismáticos e icónicos del conjunto azulgrana, Diego Armando Maradona. Y no hay mejor manera de honrar su memoria que hacer lo que más le gustaba al barrilete cósmico, cuidar la pelota y hacer del fútbol una fiesta.

Y esta tarde los de Koeman estaban llamados a cumplir con los designios del Diego. Especialmente su sucesor y representante en la Tierra, Leo Messi. Los culés comenzaron el encuentro enchufados, imprimiendo un ritmo elevado y combinando bien en el centro del campo. Con un Griezmann especialmente activo que estaba llevando todo el peligro de su equipo.

Coutinho desborda a un rival. Vía: FC Barcelona

El francés dispuso de un buen par de oportunidades en las que inquietó al portero osasunista, sin embargo la más clara fue para los de Arrasate, pero Budimir no logró rematar bien. Poco a poco la intensidad de los locales disminuyó ligeramente y Osasuna empezó a estar más cómodo. Aún así el Barça seguía monopolizando la posesión.

Pero en cuanto Messi tuvo su primera genialidad la balanza se desequilibraría. El argentino filtró un pase al hueco marca de la casa a Jordi Alba, el lateral llegó a línea de fono y centró raso. Coutinho remató pero Sergio Herrera despejó su disparo, Braithwaite recogió el rechace, lanzó y Herrera volvió a repeler la pelota, pero tras un nuevo rebote en el danés esta acabaría metiéndose en la portería.

Pero para genialidad la de Antoine Griezmann. El ex del Atlético estaba siendo el mejor de los locales, estaba iluminado y en los últimos minutos de la primera parte cazó un rechace en la frontal del área, envió un zurdazo de primeras y dejó helado a Herrera. Aunque su golazo hubiera quedado completamente eclipsado si Moncayola hubiese acertado con su atrevido lanzamiento desde el centro del campo, que a punto estuvo de ir directo a la red.

El Barcelona, sin ofrecer su mejor versión, estaba ganando cómodamente. En la segunda parte los catalanes tocaban plácidamente y el cuadro rojillo no era capaz de salir de campo propio. Hoy era la tarde de Griezmann, que no contento con su labor con la pelota, también se implicó en la presión, tal es así que un robo suyo inició la jugada del tercer gol de los locales. Griezmann recuperó, filtró el balón, Braithwaite no controló bien y el esférico volvió al francés que asistió a Coutinho que marcaba a placer.

Coutinho y Griezmann festejan el tanto del brasileño. Vía: FC Barcelona

Si hay un ejemplo de lo que es jugar un partido completo, el de Griezmann en la tarde de hoy lo es sin duda. El encuentro no tenía más historia y cuando todo parecía que iba a ser un mero trámite dulce para los azulgrana, llegó la mala noticia. Lenglet se retiraba lesionado tras un lance con Rubén García y acentúa el problema en la zaga culé que ahora mismo solo tiene disponible al joven Mingueza.

El choque ya iba a dejar un regusto amargo, a pesar del resultado y las buenas sensaciones. Aún así faltaba el momento de Messi, y finalmente terminó llegando. En el día en el que se recordaba a Maradona, las miradas estaban puestas sobre él, y Leo brindó un bonito gesto tras marcar un golazo desde fuera del área. Messi se quitó la camiseta y debajo tenía una de Newell´s con el 10. Con ella puesta Leo miró y señaló al cielo, dedicando su tanto a la leyenda argentina. Fue el momento más especial del duelo, que seguro despertó emociones a todo seguidor del fútbol y en especial a los hinchas del club argentino.

Tras esto, poco más sucedió. Al final el Barça se lleva los tres puntos y sube puestos en la clasificación, acercándose a puestos europeos. Victoria balsámica y necesaria para empezar a despegar de una vez en la Liga.