Real Madrid-Alavés: Tras la Operación Milán, vuelve la Campaña Liga

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Real Madrid recibe mañana al Alavés en el Di Stéfano a las 21:00 con motivo de la jornada 11 de liga. Los blancos llegan tras salvar el matchball de Milán, lo que les permite respirar y afrontar la recta final de la fase de grupos de la Champions con otra perspectiva. El conjunto de la capital necesitaba ganar para no descolgarse estrepitosamente de su competición fetiche. Ahora, una vez completada con éxito la empresa europea, toca fijar el objetivo en el torneo doméstico y comenzar a acechar a Real Sociedad y Atlético de Madrid.

Zidane sigue sin poder contar con Karim Benzema y Sergio Ramos. El entrenador francés ha señalado en rueda de prensa que el alcance de la lesión de su compatriota es mayor del que se creía, y que por tanto, aún habrá que esperar. Por otro lado ha desvelado que todavía no quiere arriesgar lo más mínimo con Ramos, aunque ha indicado que las sensaciones son buenas. Otro que tampoco va estar disponible para el encuentro es Dani Carvajal, aquejado de unas molestias en el entrenamiento de hoy.

El técnico ha destacado el partido de sus jugadores del miércoles, apuntando que esa es la línea a seguir. Y es que contra el Inter, se vio una gran versión del centro del campo madrileño. Con actuaciones brillantes de Toni Kroos y Luka Modric, y con un Ødegaard atrevido que cada vez va asumiendo más balón. Además Hazard dejó buenas sensaciones y parece que va cogiendo el tono y el ritmo competitivo. El choque de mañana será una gran oportunidad para consagrar la mejoría en el juego y conseguir ofrecer regularidad tanto con la pelota como en intensidad, asignatura pendiente para el Madrid esta temporada.

Eden Hazard celebra junto a sus compañeros su tanto al Inter.

Una victoria de los locales les situaría con 20 puntos, pudiendo igualar al Atlético en caso de que pierda con el Valencia, y a tres de una Real que recibe al Villarreal, tercero clasificado. El duelo entres vascos y castellonenses beneficia a los blancos, pues ambos son rivales directos, por lo que deberá aprovechar para adelantar al submarino amarillo o acercarse a los donostiarras.

Por su parte el plantel babazorro visita al Madrid tras desaprovechar una ventaja de dos goles que le privó de llevarse los tres puntos la semana pasada ante el Valencia. Los de Machín no supieron defender su renta y acabaron concediendo la igualada. El preparador alavesista no podrá alinear ni a Manu García ni a Burgui, ambos contagiados de COVID-19, ni con Pere Pons, lesionado. Machín abogó por hacer un partido inteligente, distinguiendo las situaciones de este, eligiendo bien qué hacer en cada momento.

Victor Laguardia durante el encuentro frente el Valencia.

En el punto en el que estamos en la temporada una victoria puede cambiar drásticamente la circunstancia de un equipo. Y el Alavés tendrá dos tesituras completamente diferentes en función de lo que consiga obtener mañana. Si logra vencer, sumaría 13 puntos, lo que le permitiría coger oxígeno y mirar el descenso desde lejos. Pero una derrota le dejaría con 10, a tan solo tres del antepenúltimo. Sin duda saldrán a intentar dar la sorpresa y asaltar el feudo madridista.

La última y única vez que los blanquiazules ganaron a domicilio fue en el año 2000. Aquel día se impusieron por 0-1 con un gol de Azkoitia. Desde entonces todo han sido derrotas. Y desde que retornaran a primera en 2016, ni siquiera han sido capaces de perforar la red local en alguna ocasión.