Elecciones Barça

Vilajoana, un hombre de club que buscará aunar talento y esfuerzo

El precandidato a la presidencia del FC Barcelona, Xavi Vilajoana, ha presentado este jueves los ejes de su programa electoral, que pasan por aunar talento y esfuerzo por encima de nombres, por mimar y tener fe en la cantera y por no quemar las cosas de la anterior Junta Directiva, de la que fue miembro, si bien evita ser continuista a la par que rompedor con el legado de Josep Maria Bartomeu.

Vilajoana se considera, por encima de todo, un “hombre Barça” que velará, si es elegido presidente, por el bien del club sin quemar naves ni buscar enemistades. Fue jugador del Barça C, luego capitán del primer equipo de fútbol sala. Y ha estado en tres Juntas Directivas. Quiere sumar y, sobre todo, apostar por la gente de casa en todos los estamentos, incluidos directivos, trabajadores y jugadores.

“Me defino como hombre de club. He estado aquí siempre que me lo han pedido y valorado mi experiencia y conocimiento, independientemente de con qué presidente. Mi deseo es trabajar por el bien del Barça, al que llevo en el corazón. Quiero dedicar parte importante de mi vida al Barça”, aseguró en una larga presentación telemática.

Se presenta ahora por “muchos motivos”. “Tengo historial blaugrana de años, he vivid alegrías y decepciones, he sido jugador de la Masia, capitán del fútbol sala, he visto a compañeros llegar al primer equipo y sé lo que es no hacerlo, como es mi caso. Pero esa vivencia, y la experiencia adquirida en estos últimos años a cargo de fútbol femenino o Masia, me siento enamorado y unido al Barça. Si no creyera que soy el mejor candidato, no me presentaría”, aseguró.

Con ilusión y la creencia de ser capaz de atrapar al socio blaugrana, desea mirar adelante y sin reproches, aunque sí autocrítica, hacia la Junta de Bartomeu. “Me gusta escuchar y dialogar, que la gente me diga lo que piensa y no lo que quiero sentir. El Barça del futuro necesita un liderazgo inclusivo y no agresivo, sin acritud, porque el futuro del Barça depende de la gente de casa”, recalcó.

“El Barça requiere un liderazgo fuerte, de alguien de la casa que conozca el club y que tenga conocimientos, estima y amor al club. Sin esas dos cosas, un proyecto cojea. Mi vinculación al club viene de lejos y sin esperar nada a cambio. Me gusta mirar adelante. Analizar lo que se ha hecho bien y aprovecharlo”, reiteró sobre si ‘suma o resta’ haber formado parte de la dimitida Junta anterior. Eso sí, busca “aire nuevo” y no habrá en su equipo ningún directivo de Bartomeu.

Pero, ante la pregunta directa de si se consideraba o no ‘continuista’, no concretó. “Romper o no romper, no se trata de romper sino de sumar. Yo tenía unas parcelas determinadas, fui crítico con otras cosas y siempre lo manifesté, es la manera de sumar. Si discrepas en siete cosas, y en dos de ellas consigues convencer, has tenido una aportación. Si te retiras o te vas, no puedes incidir ni cambiar cosas. Haré lo que creo que es lo mejor. Pero los ataques no suman nada”, destacó.

“El lazo con la anterior Junta… Quiero liderar un proyecto en el que no hay ningún miembro de la anterior Junta. Los proyectos continúan, se acaban o modifican… ¿Por qué se debe romper con todo lo anterior? Quizá, en las decisiones que yo no hubiera tomado, no sabes qué hubiera pasado en caso de tomar otra decisión”, apeló.

Hablar con Messi para tomar una decisión

Sin duda, uno de los temas calientes para el nuevo presidente es el de la continuidad, o salida gratis, de Leo Messi en el equipo. “No se trata de mojarse o no sobre Messi, sino de analizar y tomar decisiones en función a la información que me comunique la otra parte. No me gusta imponer nada, me gusta convencer, y para hacerlo debes tener al otro delante y tener un diálogo”, opinó.

“Messi es y será el mejor jugador de la historia, y hace años que le tenemos en casa. Lo primero que haga cuando sea presidente, me sentaré con él, hablaré, analizaré lo que diga, y en función de lo que crea haré una propuesta y hablaremos de su futuro. Antes de decir si haré A, B o C, es importante informarse en primera persona. Es muy importante el diálogo personal. Para mí, eso es clave. Decir algo antes, sería osado”, recalcó.

Sí tiene claro que Ronald Koeman sería su entrenador por lo menos hasta final de temporada. “Koeman será el entrenador si soy presidente, porque ya es entrenador del Barça. Y los entrenadores y jugadores son ‘de facto’ los mejores. Se empieza a ver ahora qué fútbol quiere, y opino que los proyectos se deben desarrollar y evolucionar. Es valiente, no tiene miedo de apostar por los jóvenes, y es algo que siempre he reclamado”, argumentó.

En cuanto al ‘Espai Barça‘ y el crédito de Goldman Sachs, reconoció que el socio tendrá la última palabra y que modificaría partes del proyecto. “Ahora mismo, el ‘Espai Barça’ nos lo tenemos que replantear en ciertos aspectos. El socio merece tener un nuevo Camp Nou porque tiene más de medio siglo y se debe como mínimo acondicionar para tener un campo del Siglo XXI. Se analizarán los proyectos específicos y se tendrá que ver el coste asociado y cuál es la mejor manera de financiarlo. Y la última palabra la tendrá el socio, que votará en Asamblea o referéndum si está de acuerdo y quiere tirarlo adelante”, concluyó.