PGA Tour

Ortiz gana el Houston Open tras aguantar los ataques de Johnson y Koepka

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Carlos Ortiz con el trofeo de ganador del Open de Houston

En su regreso al PGA TOUR, Memorial Park proporcionó el escenario para que Carlos Ortiz consiguiera su primera victoria en el PGA Tour, ejecutando exigentes golpes para retener la acometida de algunos de los mejores jugadores del mundo.

Carlos Ortiz ganó el Vivint Houston Open con birdies en dos de los tres últimos hoyos. Terminó en lo más alto de una tabla de clasificación que incluía a Dustin Johnson, Brooks Koepka, Jason Day y Hideki Matsuyama. Fue la primera victoria de Ortiz en el PGA TOUR en 118 torneos y la primera victoria en cualquier competición en seis años.

El regreso a Memorial Park, que fue sede por última vez en 1963, auguraba una gran semana de golf. La nueva ubicación del Vivint Houston Open es un campo municipal ubicado en el corazón de la cuarta ciudad más grande del país. Memorial Park es el campo de golf que puede desafiar a los mejores jugadores del mundo. A excepción de ésta semana, cualquier de las otras 51 semanas del año se puede jugar por menos de 40 dólares.

La Astros Golf Foundation, la organización anfitriona del torneo, logró que al contratar al arquitecto iconoclasta Tom Doak. Varios de sus diseños se pueden encontrar en las clasificaciones de los 100 mejores campos del mundo, pero este fue el primero en albergar un evento de PGA TOUR.

Doak creó un campo que desafía a los profesionales , eliminando bunkers y reemplazándolos con pendientes pronunciadas de hierba corta. Combina esos contornos complicados con verdes firmes y grueso áspero, convirtiéndolo en un duro desafío. A pesar de jugar cientos de yardas más cortas que lo que marca su tarjeta de puntuación, el campo tenía un promedio de golpes por encima del par. Es uno de los seis campos de este año con un promedio de golpes con , al menos,  un golpe por encima de par.

Hubo 33 hoyos de triple-bogey o peor esta semana – más que incluso el Abierto de Estados Unidos – y los contornos difíciles de Doak fueron el principal culpable. Ortiz los manejó com un experto.

Ortiz comenzó el domingo en el partido final, un golpe por detrás del líder Sam Burns y empatado con Jason Day.

Pasó por la mitad del recorrido con dos golpes de ventaja. Sin embargo, todavía tenía mucho trabajo. Sus dos perseguidores más cercanos fueron Johnson, el vigente campeón de FedExCup, y Koepka, cuatro veces ganador de Majors.

Los hoyos finales de Memorial Park le dieron a Ortiz la oportunidad de ganar. El primero llegó en el par-5 , hoyo16, donde se enfrentó a un segundo golpe de 223 yardas a un green rodeado por el agua. Ortiz comenzó a caminar casi inmediatamente después de dar el golpe. Sabía que era buena, y lo vio rodar a 8 pies del hoyo. Falló el putt de eagle, pero su birdie le devolvió la ventaja que había perdido después de hacer a la par en los primeros seis hoyos de la segunda vuelta.

Ortiz caminó hacia el tee del 18 con una ventaja de un solo golpe. Esta fue otra oportunidad para mostrar su temple, y lo hizo. Consiguió un birdie tras embocar un putt 22 pies y conseguir  su primera victoria en el PGA TOUR.

 

 

Sólo falló cuatro calles y tres greens el domingo para conseguir una vuelta de 65 golpes (-5) que le dio una victoria con dos golpes de ventaja sobre Johnson y Matsuyama. Koepka terminó quinto,  a cinco golpes de Ortiz, mientras que Day se desvaneció el domingo y empató en el séptimo lugar. Koepka cerró con dos rondas consecutivas de 65 golpes.

 

Johnson desaprovechó un putt de birdie de 7 pies en 17, y tanto él como Matsuyama no consiguieron hacer birdie en el 18.

Ortiz se convirtió en el tercer jugador de México en ganar en el PGA TOUR. Ha vivido en Texas desde que llegó a la Universidad del Norte de Texas. En su primera temporada completa como profesional, ganó tres veces en el Korn Ferry Tour para conseguir la tarjeta del PGA TOUR. No podía imaginar que tendría que esperar seis años para conseguir otra victoria.