Alicante Open

Galán-Lebrón y Triay-Sainz, campeones del Estrella Damm Alicante Open

Los españoles Alejandro Galán y Juan Lebrón se han adjudicado este domingo el Estrella Damm Alicante Open 2020, prueba del World Padel Tour, tras superar en la final a los argentinos Sanyo Gutiérrez y Franco Stupaczuk (4-6, 6-3, 6-4), mientras que Gemma Triay y Lucía Sainz se llevaron el título ante Marta Marrero y Marta Ortega (2-6, 7-6, 6-3).

En el Centro de Tecnificación de la ciudad alicantina, el madrileño y el gaditano remontaron el choque para conquistar su sexto título en nueve torneos este año. Todo ello en la reedición de la final del pasado Master en Barcelona, en la que los europeos se impusieron con claridad a los sudamericanos (6-4, 6-1).

Sanyo y Stupa saltaron a la pista con ganas de revancha -han perdido ante los españoles en las cinco ocasiones en las que se han enfrentado esta temporada-, y se adelantaron con dos ‘breaks’ (4-1). Lebrón y Galán aprovecharon la primera de las tres bolas de rotura de las que dispusieron para recortar, pero los argentinos no perdonaron (6-4).

La pareja número uno del ranking reaccionó y se bastó de un quiebre en la segunda manga para igualar la contienda (6-3), y todo se resolvió en el tercer parcial. Solo el noveno juego desniveló un choque igualadísimo, en el que la dupla madrileño-andaluza confirmó la rotura con su servicio para cerrar el triunfo en Alicante.

En el torneo femenino, en el que se enfrentaron las actuales números uno y la pareja más en forma del tramo final de la temporada, Gemma Triay y Lucía Sainz conquistaron su tercer título del curso tras remontar ante ‘Las Martas’, Marrero y Ortega.

La canaria y la madrileña necesitaron solo unos minutos para colocarse con dos ‘breaks’ arriba en el marcador. Triay y Sainz consiguieron recuperar uno de los quiebres, pero ‘Las Martas’ respondieron con un ‘contrabreak’ para llevarse el parcial (6-2).

A pesar de todo, la menorquina y la barcelonesa empezaron fuerte el segundo set, con una rotura que, sin embargo, lograron neutralizar sus adversarias. Tuvo que ser el ‘tie-break’ el que decidiese la manga, que se decantó con un arrollador 7-1 para las números uno.

Aquello fue el arreón que necesitaban Triay y Sainz, que iniciaron el set definitivo con un 3-0. Las imprecisiones con el saque llevaron el parcial hacia el 5-2, en la que la balear y la catalana desperdiciaron su servicio. Al resto, en cambio, no perdonaron.