Real Madrid 79-68 Urbas Fuenlabrada

Carroll apaga a un buen Fuenlabrada

El americano firmó 13 de sus 18 puntos en el tercer cuarto. Los blancos siguen enrachados en ACB (10-0)

El Fuenlabrada honró al baloncesto en el WiZink Center. Al menos durante 20 minutos. Los fuenlabreños ofrecieron un baloncesto elaborado, bonito y completo. Con defensa y con sentido. Mucho físico para un Madrid recién aterrizado de Kaunas. Afrontaron un papel combativo en el primer cuarto y lo confirmaron en el segundo. Marc García y Melo Trimble certificaron con creces que son las claves de un Fuenlabrada que ha dado un giro por completo en su juego. Pusieron contra las cuerdas a los de Pablo Laso. Sobre todo en esas situaciones de pick and roll que maximizó al máximo Trimble tras bote. El equipo que más puntos mete en Liga Endesa sacó tajada de sus mejores sensaciones delante y de su seguridad atrás. Con un Eyenga expeditivo y de mil brazos, los del sur de Madrid desquiciaron a un Randolph un tanto apático. Se le atragantó al Madrid el Urbas en la primera parte. Con un 33-40 al descanso, los de Javi Juárez encontraron su premio.

FOTO: ACB MEDIA CENTER · P. Castillo

Si algo ha dejado claro Carroll a sus 37 años es que sigue siendo determinante. Que la eficiencia no entiende de edades ni de procesos. Hoy volvió a quedar latente ese sentimiento. Jaycee Carroll sigue siendo la chispa. La mecha en esos momentos sin luz. Apabulló al Fuenlabrada nada más entrar al tercer cuarto. Descosió todo el sistema con un compendio de triples que lo elevó hasta los 13 puntos y que ventiló los planes de un Urbas que trató de recomponerse. Sin embargo, apareció Tavares, otro que sigue apuntándose tantos con su buen trabajo y presencia en pista. Thompkins dejó su firma y por supuesto, Facundo Campazzo. El argentino no piensa irse sin dejarse hasta el último aliento sobre el parquet. No entró acertado en el encuentro. Errático y poco tenaz. Sin embargo, su inyección de inspiración en la segunda parte y los puntos de Carroll golpearon mentalmente a un Fuenla que llegó a no bajar de los diez puntos de desventaja. Igualmente, pelearon.

Si algo destacó al Fuenlabrada en estos tramos de caída fue su buena pelea. No se mostraron derrotados en ningún momento y siguieron apostando por su partido cuando el derbi más gris estaba para ellos. De hecho, un parcial de 6-0 para ellos incomodó a un Laso que tuvo que acudir al tiempo muerto. A partir de ahí, los blancos sellaron con más calma el partido. Se llevaron la victoria con el oxígeno de un Carroll que cada semana va a más. Y el Real Madrid a lo suyo. 10-0 en Liga y con sensaciones mejores en Europa. Semana positiva para el equipo de Pablo Laso.