Atlético de Madrid 4-0 Cádiz

A João Félix le sale todo y el Atleti es líder

La magia del portugués y su conexión con Llorente y Suárez ventiló un Cádiz (4-0) que pagó la novatada en el Wanda Metropolitano.

Se temía un hueso para los atléticos. De esos partidos que, por el contexto de este Cádiz, se avecinan duros y densos. Sin embargo, el encuentro acabó siendo como la noche: plácido y tranquilo. Los rojiblancos se acomodaron pronto y sin complejos. Ledesma, el portero del Cádiz, arriesgó como siempre para acabar como nunca. Calculó mal la salida hacia un manso centro de Koke al área. No se comunicó con su defensa Fali y el balón quedó a la buena suerte de un Llorente que tal cómo le vino la colgó para que João Félix rematara de cabeza ante una portería desprotegida. João Félix y Llorente, las dos piezas más brillantes hasta el momento de este Atleti se conectaron para hacer el primero. Se bastó solo el español para el segundo. Con contundencia. Castigando la fragilidad defensiva de los gaditanos atacando con agresividad la línea de fondo para definir con soltura. A los veinte minutos, el equipo rojiblanco ya ganaba por una diferencia clara. Fueron distintos. Buscaron el segundo nada más anotar el primero. No se encerraron. Encontraron premio en su plan. Presionando tras pérdida a un Cádiz desúbicado por las circunstancias. También fue parte del plan de Simeone darle espacio a un João Félix que le sale todo. El joven portugués baja al círculo central a recibir, la pisa,  cambia de ángulo con un toque, genera, se asocia y rompe líneas; por eso se establece un plan en torno a él. Garantías tiene y los resultados así lo demuestran.

La primera parte fue para un Atlético de Madrid contundente y sólido atrás. Atacó en campo rival durante todo ese tiempo. Oblak tuvo sosiego y seguridad defensiva. El Cádiz pagó su novatada en un estadio donde no puedes errar. El Atlético jugó bien a la pelota. Fue paciente y astuto. No dejaron siquiera planear alternativas a los de Cervera, que venían con el diploma de mejor visitante en Liga. No les dejaron ser ese equipo sin complejos ni temores. A la media hora ya iban perdiendo por 2-0. Negredo apenas pudo probar a Oblak. Además, se topó con un Giménez agigantado. Casi tanto o más que el Atlético después de la ventaja. La marcha a vestuarios fue un alivio para los cadistas.

João Félix y Luis Suárez celebran el gol del uruguayo. El tercero del partido.

El Cádiz regresó al campo con un lavado de cara. Se espabilaron. El técnico cadista renunció a asumir el resultado. Removió a los dos laterales para presionar. De perdidos al río. No les salió mal a los andaluces. Pisaron área rival y sacaron alguna ocasión de peligro para los de Simeone. Sin embargo, la suerte se cebó con un Cádiz que cuando mejor presencia mostraba tuvo que presenciar como las ocasiones que concedían eran castigadas. Esta vez fue Suárez, que conectó con Joâo Félix de manera perfecta. El portugués le sirvió un balón limpio al desmarque. El uruguayo resolvió con clase ante el dudoso ojo de un VAR que dio pudo evitar que subiera el tercer tanto al marcador. Con los cadistas en la lona, Simeone aprovechó para mover el banquillo. Premió con el descanso a Llorente y Koke, que tendrán que viajar con la selección. También quitó a Herrera. El mexicano cada vez se gusta más, casi tanto como a Simeone, que poco a poco le va dando relevancia en el sistema. Entró Correa y debutó Kondogbia. El argentino fue clave con su asistencia en el cuarto gol rojiblanco, el segundo de la noche para un ‘menino’ que se marcha con Portugal con los deberes más que hechos. Le sale todo. Está de dulce y las cifras lo certifican: máximo goleador del campeonato junto a Luis Suárez y Oyarzabal.

El Atleti cierra una semana por parón con la sensación de ser un equipo con gol, que pese a la mala fortuna de Moscú, cada vez son más equipo. Invictos y líderes, al menos durante esta noche. Espera el Barça dentro de dos semanas.