Vuelta a España 2020

Tim Wellens se lleva la etapa y Roglic sigue vestido de rojo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

El ciclista Tim Wellens (Lotto Soudal) ha ganado este miércoles la decimocuarta etapa de La Vuelta ciclista a España, disputada entre Lugo y Ourense sobre 204,7 kilómetros, al imponerse a sus compañeros de fuga, entre ellos Marc Soler (Movistar Team), en un día sin cambios en la general, que sigue liderada por Primoz Roglic (Jumbo-Visma).

Fue una jornada larga y rápida, de mucha batalla para formar una escapada que finalmente contó con hombres rápidos y de peso en el grueso del pelotón, como un Wellens que ya ganó en Sabiñanigo, en la quinta etapa de esta Vuelta, y hace doblete.

El belga fue el más fuerte en la cuesta que llevaba a la meta en Ourense, superando a Michael Woods (EF) y con Soler ya rendido. Llegada de carretera estrecha, con curvas, con un esprint entre Wellens y Woods a modo de última vuelta en un trazado de velocidad.

Ya ganó Wellens en Sabiñanigo desde una escapada. Entonces, le sacó cuatro segundos a Guillaume Martin (Cofidis) y doce a Thymen Arensman (Sunweb), que se metió también este miércoles en la fuga que coronó al belga. Esta vez, con la oposición de Soler y Woods, no ganó tan holgado, pero sí pudo levantar brazos al cielo de Ourense, que respetó a los ciclistas y no optó por la lluvia.

Casi cuatro minutos después de los fugados llegó el grupo de favoritos, en el mismo tiempo pese a un intento final de Dan Martin (Israel) de arañar algún segundo. Al irlandés le van estos finales, de rampas cortas y duras, pero la dureza no fue tanta como para abrir hueco, y los Roglic, Carapaz y compañía estuvieron atentos.

Los 204,7 kilómetros de etapa se rodaron rápido. La fuga llegó a tener unos cinco minutos de margen, una diferencia que se fue enjuagando con el trabajo, aunque parecía ya de inicio que no daría frutos, del Total Direct Energie. El Astana Pro Team también intentó previamente acabar con la fuga, en la que ninguno de ellos tenía representación.

De cara a mañana, un escenario similar. Etapa aún más larga, de 230,8 kilómetros entre Mos y Puebla de Sanabria, con opciones para una aventura en fuga. Eso sí, Roglic deberá estar atento para mantener el maillot rojo de líder de la general, pues el terreno es escabroso y el último puerto, el Alto de Padornelo, está a 18 kilómetros de meta.