Deportivo Alavés-FC Barcelona: Mendizorroza, talismán culé

El FC Barcelona visita este sábado uno de los campos que mejor se le están dando en los últimos años. Los azulgranas han ganado todos sus enfrentamientos en Vitoria desde que los babazorros regresaran a la máxima categoría en 2016. El feudo alavesista se ha convertido en un talismán para los catalanes, que casi casi se sienten como en casa. Los de Koeman aprovecharán el puente para ir a su segunda residencia con la intención de seguir cómodos y ratificar sus buenas sensaciones frente a la Juve. Por su parte el Alavés buscará adueñarse de su hogar y acabar con la ocupación culé.

El Barça afronta esta nueva jornada cargado de optimismo. Si la derrota en el Clásico despertó dudas y trajo de vuelta los fantasmas del pasado, la victoria en Turín sirvió para disiparlas y dar motivos para creer en este proyecto. El cuadro blaugrana jugó su mejor partido de la era Koeman. Tuvo ocasiones para haber logrado un resultado más abultado y en todo momento fue amo y señor de la posesión. Antoine Griezmann mejoró notablemente sus prestaciones y se le vio muy activo, Dembelé demostró que aún tiene mucho que dar si le respetan las lesiones y Pedri volvió a dejar claro que no se amedrenta en los grandes escenarios. Sin duda todo fueron buenas noticias para el preparador holandés que hoy en rueda prensa ha querido destacar el gran nivel que están dando los jóvenes. Algo que advierte, “no es muy normal”.

Los jugadores del Barça celebran el gol de Dembelé frente a la Juve.

El técnico recupera a Gerard Piqué, sancionado en Liga de Campeones, y ha llamado al joven Konrad De la Fuente, jugador del filial que es la principal novedad en la lista de 20 convocados en la que siguen fuera Ter Stegen, Coutinho y Umtiti por lesión, y de la que se ha vuelto a caer por decisión técnica Riqui Puig. Este será el primer partido liguero que el equipo juegue sin Bartomeu sentado en el palco. El ex presidente presentó su dimisión el pasado 27 de octubre y ya no estuvo presente en el Juventus Stadium.

El Alavés llega a la cita tras conseguir tres puntos trascendentales en Pucela ante un rival directo. La victoria permitió a los vitorianos respirar y abandonar los puestos de descenso. Esta temporada Mendizorroza ha dejado de ser el fortín que tanto necesita el Alavés para sumar puntos. Tan solo ha cosechado un triunfo como local frente al Athletic. El resto un empate y todo derrotas. Y encima llega el Barça, al que no le vence en este estadio desde la temporada 2001/2002. Una victoria mañana acabaría con el dominio condal y sentaría la primera piedra para volver a hacer de su campo una fortaleza vital para la permanencia en primera división.

Los de Pablo Machín saldrán a por todas y confían en poder puntuar. Joselu, uno de los máximos responsables del gol de los vascos, y que acaba de ser padre por segunda vez, ha dejado claro que pueden batir a este Barça. “El Barcelona no es invencible, si jugamos bien, con trabajo y sacrificio sacaremos algo positivo”, ha apuntado.