Joao Félix, tira de galones hasta en Europa

El técnico colchonero, Diego Pablo Simeone, declaró en la rueda de prensa al terminar el partido que había sido el mejor partido de Joao Félix, defendiendo la rojiblanca. El jugador portugués dio un auténtico recital en el Wanda Metropolitano, que si tuviese público se habría quedado boquiabierto y no habría parado de aplaudirle. Dos goles y un repertorio constante de regates y carreras por la banda, le convirtieron en el mejor del encuentro, lideró a su equipo en la remontada frente al Salzburgo.

La Champions League volvía al Wanda Metropolitano, por desgracia sin público, pero volvió a sonar el himno de la máxima competición europea en el feudo rojiblanco, que estaba obligado a ganar. Lo sabía el portugués, que se puso el equipo a la espalda y dejó una exhibición que quedará en la retina de los aficionados colchoneros. Se frotan las manos viendo al “menino de oro”. En la primera parte, sino fuese por unos pocos centímetros, habría firmado uno de los mejores goles de la historia del torneo. Solo el larguero pudo evitar que el remate acrobático al centro de Héctor Herrera, entrará en la portería rival. Era el primer aviso para lo que se avecinaba en el segundo tramo del encuentro.

 

La segunda parte del delantero fue para enmarcar y colgarla en el Museo del Prado. En la primera ocasión que tuvo la pelota, se inventó una pared con Luis Suárez y luego con Ángel Correa para poner las tablas en el marcador. Después de su primer gol, contó con varias ocasiones que si las aprovecha se habría llevado el balón del partido, pero no afinó su puntería. Aún así no dejó de intentarlo hasta que obtuvo el resultado esperado.

Se encargó de cerrar la remontada rojiblanca con su segundo gol. En el minuto 85, aprovechó el escándalo en el área para controlar un tiro desviado de Lemar y mandar el esférico al fondo de la red. El portugués mete sus dos primeros goles en esta edición de Champions League devolviendo la ilusión a los rojiblancos. Que son conscientes, que si Joao Félix está inspirado, el partido seguramente acabe en victoria.