Levante y Celta sacan un punto que sabe a poco (1-1)

Tras una primera parte con pocas ocasiones se dio un segundo tiempo que revolucionó todo. Un penalti de Roger Martí adelantó a los granotas. Empató Carreira para los gallegos minutos después. El VAR anuló un gol del Levante en el descuento.

El Levante empezó mejor. Durante diez minutos se jugó en campo del Celta. El tanteo entre ambos conjuntos fue una constante en esos minutos de apertura. Sin embargo, los granotas parecieron ejercer un dominio notable sobre los vigueses, creando más peligro.  La primera ocasión del Celta llegó a los quince minutos de juego de la mano de un Tapia que remató sin éxito un rechace tras una ocasión fallida de Iago Aspas.

Con un Fontán activo y valiente el Celta pareció encontrar una vía para generar una nueva ocasión de peligro. El vilagarciano se anticipó bien y conectó con un pase profundo sobre un Aspas que la desvió por encima de la portería local.

Se empezaron a palpar las urgencias de ambos conjuntos. Tanto el Levante como el Celta evitaban cometer cualquier error. Alguna jugada de peligro de los valencianos metió algo de tensión al equipo celeste. Araujo logró despejar el peligro. Igualmente, el Celta no lograba encontrar vías de ataque claras y se veía defendiendo a un Levante incisivo, que jugaba en campo rival.

Se superaba la media hora y los de Vigo no mostraban argumentos en ataque, carentes de amplitud. Algo de lo que que el Levante no supo sacar tajada.

La primera parte se cerró gris. En tablas. Sin goles y sin apenas disparos a puerta. Con un Celta apagado por un Levante que sin ser contundente dejó mejores sensaciones al descanso. Buscaron mucho más el gol.

Tras el descanso. Una jugada sin aparente peligro por parte del Levante desencadenó en un penalti a favor de los granotas tras una falta ilógica de Nolito sobre Miramón dentro del área y que acabó convirtiendo Roger Martí para adelantar a las ranas.

Le sirvió de medicina el gol a los celtarras, que reaccionaron y empezaron a atacar. Los de Vigo subieron la marcha y en cuanto comenzaron a presionar fuerte se encontraron con un Denis Suárez más suelto y que ganándole la partida a la defensa del Levante encontró un pasillo para que el joven Carreira renatara a placer para empatar el partido.

El duelo dio un giro de 180 grados. El Celta mejoró. El Levante agotó todos sus cambios intentando meter fuerza para provocar errores del Celta. Mucha igualdad y los valencianos siguieron jugando su juego pese a la lesión de Morales que condicionó. La igualdad fue el guion continuo de una segunda parte que no se consiguió romper durante los minutos finales.

A falta de dos minutos para el final, Dani Gómez ponía el 2-0. Sin embargo, tras revisar Melero López el VAR decidió anularlo porque al parecer Roger Martí se interpuso en la trayectoria del portero. Con las mismas, el partido finalizó y hubo reparto de puntos tras una segunda parte repleta de igualdad, pero que deja a Levante y Celta sin salir de la zona crítica.