Osasuna 1-0 Athletic: Osasuna se encuentra con un regalo en su centenario

Osasuna celebró el día de su centenario con una victoria en un duelo gris y poco vistoso en el que un fallo de Ander Capa desequilibró la balanza. Los de Garitano tuvieron mayor control pero escasez de ideas. Al final Pamplona pudo festejar el cumpleaños de su club de forma diferente, desde casa, pero con victoria.

La antesala del partido ya anunciaba que el Sadar estaba de fiesta. El himno del centenario era el preludio del inicio y emulaba, salvando las distancias, el ambiente previo a los partidos tan característico que tiene este estadio. Hoy la afición rojilla no podía sumarse al nuevo cántico que tiene el club, pero seguro que desde sus casas han vivido ese momento con ilusión y pasión, habrán tomado nota y seguro que no verán el momento de poder cantarlo todos juntos de nuevo en el feudo navarro.

El partido comenzaba con un ritmo y presión altos por parte de los dos equipos. Con escasa fluidez de balón y con la intensidad propia que ambos conjuntos acostumbrar a tener. La primera oportunidad interesante sería para los bilbaínos por medio de Berenguer. El ex de Osasuna recogía un rechace y de primeras empalaba la pelota desde la frontal pero su disparo lo repelía Sergio Herrera. A partir de ahí, el choque se trabó y las interrupciones eran constantes. Durante los siguientes diez minutos tan solo se produjo un tímido lanzamiento de Unai López fácil para el portero.

Osasuna encontró una vía para inquietar a Unai Simón a través de una falta lejana. Iñigo Pérez mandó un zurdazo fuerte pero desviado. Minutos más tarde Aridane tendría que abandonar el terreno de juego lesionado tras un fuerte choque con Raúl García. En su lugar entraba Unai García. El Athletic tomó el control del partido. No se materializó en ocasiones de gol pero comenzaba a llegar con cierto peligro al área de Osasuna. La tónica seguía siendo la misma, poco juego y ningún acercamiento destacable. La ocasión más clara llegaría por medio de Unai López que estuvo cerca de sorprender al guardameta osasunista con un lanzamiento fuerte de un libre directo. El Athletic apretó y en el tiempo de descuento tuvo un par de centros que inquietaron a los de Arrasate.

Iñigo Martínez disputa un balón aéreo

La segunda mitad comenzaba con el mismo guión. Los dos equipos apenas generaban y la circulación de balón era más bien espesa. La primera llegada la protagonizaron los locales. Jony le ganó la espalda a Yeray y se plantó ante Unai Simón, que atento, salió a cubrir el balón, despejó y acabó rebotando en el jugador rojillo marchándose por línea de fondo. Los vizcaínos volvieron a adueñarse del centro del campo, pero continuaban sin trenzar jugadas de verdadero peligro. Arrasate movía ficha y daba entrada a Adrián y a Kike Barja para intentar agitar el encuentro. Por su parte Garitano introducía a Villaibre.

Los cambios surtieron efecto en los navarros que comenzaron a tener más el balón y tras una buena combinación se encontraron con un penalti cometido de forma absurda por Ander Capa. Osasuna no desaprovechó el regalo de los rojiblancos y Rubén García transformó la pena máxima. Era el primer disparo a puerta de los osasunistas en todo el partido.

Garitano agotaba los cambios y metía todo hombres de ataque. Los vascos querían reaccionar rápido pero sin claridad y escasez de ideas. Al final los tres puntos se quedaron en casa y El Sadar cerró su celebración con una alegría.