FC Barcelona

Panathinaikos fuerza la prórroga y al Barça le toca sudar para ganar (97-89)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El Barça superó (97-89) al Panathinaikos este jueves en la cuarta jornada de la Euroliga, celebrada en el Palau, para sumar el tercer triunfo continental en una noche sufrida de los azulgrana, que necesitaron de la prórroga para tumbar a los griegos.

Por el momento el Barça no asusta en Europa, menos si no está Mirotic, baja por coronavirus. El ambicioso proyecto de ‘Saras’ no impresiona y marcha irregular en sus partidos. Esta vez le salió cara, pero efectivamente el choque ante los griegos fue una moneda al aire donde mucho contó Nick Calathes.

El ex del ‘PAO’ fue el más inteligente sobre la pista en un duelo muy apretado, donde destacaron también Higgins (24 puntos) y Davies (20). Foster (24) y Nedovic (15) rozaron el triunfo visitante en la cancha de un Barça que venía de derrota en Rusia con pobre imagen.

Empezó ya torcido para los culés, con una grave falta de anotación y ante un rival mucho mejor movido, además de enchufado con Foster (4-15). Los locales se esmeraron para bajar diferencias pero la lesión de Abrines añadió dudas a un Barça poco fiable, ante un rival más fresco sin jugar aún en liga.

Kuric y Heurtel dieron esos puntos que necesitaban los de Jasikevicius en un segundo cuarto de crecimiento para los catalanes (29-24). Sin embargo, otro bache local tras el descanso volvió a dar alas a Panathinaikos, convencido cada vez más de sus opciones en el Palau ante un Barça nervioso por encontrar su juego (41-50).

Higgins cortó la sangría e inicio un nuevo despertar azulgrana para dejar un último parcial con todo por decidir (58-58). El Barça mejoró en el momento clave, tanto en ataque, como en defensa, pero no supo cerrar. Foster cedió el testigo anotador a Nedovic y los locales se encomendaron a la luz de Calathes.

El ex de los griegos, sin Papapetrou por faltas a cinco minutos del final, supo encontrar a Davies, y en el cuenta gotas de la línea personal estuvo el partido con el Barça siempre por delante. A 17 segundos del final, Kaselakis se jugó el triple que no entró para empatar, pero la falta de Sergi Martínez le llevó a los tiros.

Así llegó un tiempo extra donde aún peleó este nuevo Panathinaikos y donde tuvo que sufrir hasta el final un Barça acertado desde el triple con Hanga y Kuric, y otra vez por dentro con Davies. Se pone 3-1 el equipo culé a la espera de encontrar regularidad dentro de cada partido y mandar como se le presupone.