Giro de Italia

Peter Sagan se pone en ‘modo clásica’ y se lleva la victoria de etapa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El ciclista eslovaco Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) ha ganado este martes la décima etapa del Giro de Italia, disputada entre Lanciano y Tortoreto sobre 177 kilómetros, a modo de ‘clásica’ y desde la fuga para poner fin a su sequía de más de un año sin ganar.

Sagan se metió en la escapada, hizo él mismo la selección y atacó en lugares precisos para ir quedándose solo, hasta cruzar con orgullo y reivindicativo la meta, celebrando una victoria que no gozaba desde el Tour de Francia de 2019.

Fue el 10 de julio del año pasado cuando Peter Sagan, en Colmar, superó a Wout Van Aert y a Matteo Trentin para lograr su último triunfo. Desde entonces, muchos intentos, varios podios y muchas decepciones hasta llegar a este martes y celebrar su victoria número 114 en el total de su carrera profesional.

‘Peto’ Sagan venía persiguiendo esta victoria. Se quedó sin ella en el reciente Tour de Francia, y se apuntó al Giro de Italia para quitarse ese sinsabor. Esta vez, viendo que al esprint estaba muy fuerte el francés Arnaud Démare (Groupama-FDJ), lo intentó y lo logró dándose a la fuga, convirtiendo esta etapa en una ‘clásica’ a su gusto.

Cuando a falta de unos 100 kilómetros la carrera parecía parada, decidió atacar Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) en busca de una fuga que acabaría consolidándose junto a Filippo Ganna (Ineos) y los Movistar Davide Villella y Dario Cataldo.

No vio con buenos ojos esa presencia de Sagan en la escapada el Groupama-FDJ de Démare, que veía peligrar la ‘maglia ciclamino’, pero tras unos 10 kilómetros de pulso entre fuga y pelotón, levantó el pie el equipo galo y dio su beneplácito a la aventura del eslovaco y compañía.

En cuanto a la general, el ‘maglia rosa’ Joao Almeida (Deceuninck-Quick Step) entró tercero en meta, adjudicándose el esprint del grupo de favoritos y, con esos 4 segundos de bonificación, refuerza su liderato.

Pese a los intentos de Pello Bilbao (Bahrain-Merida), tercero en la general provisional, de asaltar la ‘maglia rosa’ con su ataque a unos 22 kilómetros de meta, en las duras rampas del Tortoreto, llegaron todos los aspirantes juntos menos Jakob Fuglsang (Astana), que pinchó y cedió 1:38 respecto a Sagan, 1:15 con Almeida.