Leo Messi: donde dije digo…

Creo que lo de Leo Messi es para hacérselo mirar. Después de la que lió este verano -llegando a poner entre las cuerdas y al borde de la dimisión al presidente Bartomeu-, parece que Leo Messi donde dije digo,… Y es que el crack argentino se ha despachado ahora con un curioso mea culpismo.

La estrella del Barça acaba de hacer unas declaraciones en las que dice que en realidad él nunca quiso molestar a nadie y que solo quería hacer un FC Barcelona “más fuerte”. Vamos que lo del burofax fue un calentón fruto de las altas temperaturas veraniegas. El 10 dice que asume sus errores.

Pese a tanto golpe de pecho (y de “estado”), supongo que el jugador será coherente y se marchará la próxima temporada. Porque lo de la cláusula de los 700 millones de euros ya no será obstáculo tras el acuerdo de los Messi con el Club. Pero después de dar marcha atrás cualquier apuesta sobre el futuro del argentino es pura especulación.

Rectificar es de sabios y a Messi -por lo que representa como imagen y en goles- se le perdona todo. Pero yo no me fiaría de alguien que envía burofaxes incendiarios, se pierde entrenamientos -lo que supone una falta de respeto a sus compañeros-, haga declaraciones explosivas por la salida (por la puerta de atrás) de Luis Suárez, etc, y ahora se quita la careta para decir que aquí no ha pasado nada. Pues sí señores, sí ha pasado y algo muy grave.

Ahora deberá ser el aficionado culé el que deberá indultar y creer o no los sentimientos del jugador. Todo apunta a que el próximo verano -si el Barça no lograse títulos- habrá un nuevo culebrón. Tiempo al tiempo.