Paseo triunfal de Pogacar con su primer Tour bajo el brazo

El tradicional paseo por los Campos Elíseos pone la guinda a la 107ª edición del Tour de Francia. Venció al sprint el irlandés Sam Bennett y poco más porque lo importante estaba detrás, en el pelotón.

Lo que parecía que era una casi segura victoria para Roglic se tornó ayer sábado en un merecido premio para el jovencísimo corredor esloveno Tadej Pogacar, ganador del Tour de Francia tras el paseo del triunfo de París. Sin duda, la gran revelación de la ronda francesa dio ayer una lección de táctica y poderío en una contrarreloj para la historia. Asimismo, Pogacar hará historia como el segundo corredor en ganar tres ‘Maillots’ en una misma edición.

“Es el nacimiento de un gran gran campeón”, proclama Greg Lemond, que en 1989 protagonizó un golpe similar ante Laurent Fignon. El tiempo dirá si todos los titulares que ha acaparado la joven estrella del UAE Emirates.

Otro grandísimo excampeón, Eddy Merckx, dispara con fuego “amigo” y considera que la gestión del liderato de Roglic y el Jumbo ha sido lamentable. “No me ha sorprendido en absoluto lo que ha pasado. Pregunten a mi familia, llevo días diciendo que la renta de Roglic no era suficiente para asegurar el triunfo. ¡Veía venir a Pogacar cada vez más gigantesco!”, explica el belga, ganador de nana menos que cinco Tours (los mismos que Miguel Induráin).

Pase lo que pase, hay que desearle larga vida a Pogacar porque tiene, sin duda alguna, un futuro prometedor para los próximos Tours y para otras grandes carreras como Giro de Italia y Vuelta España.

Por otra parte, comentar que la última etapa ha sido utilizada por todo el pelotón para mandar un bonito mensaje reivindicativo contra el problema del racismo.

foto:@TeamUAEAbuDhabi